RESTAURANTE 1913 Para llegar a disfrutar un buen alimento es necesario acicalarse, piense que este restaurante posee tiempos soñados es como una olla de riquezas puestas en hervor, de la que se desprenden ladrillos, encajes de piedra, adobe y bronces… Aquí como en ningún otro restaurante están todas las delicias del buen comer… y preparar los alimentos es sagrada liturgia y postinero festín… Es aquí donde manos etéreas de apacibles cocineras han sabido aderezar los alimentos. Los platillos barrocos son dignos de comer es por eso que la comida que no vale la pena esperar… es comida que no vale la pena comer.

Dirección